Capacitación
28-09-20
Ariel Dilon

Escribir es traducir(se)

Un apasionante recorrido con un profesional de trayectoria en la traducción literaria para encontrar tu propia voz, animarte a descubrir y disfrutar el mundo de la comunicación y la escritura.

  • Modalidad: A distancia
    Nivel: Traductores y estudiantes de traducción
    Inicio: 5.11.20
    Duración: 4 clases
    Lugar: Encuentros virtuales
    Programa: ver Descargar
  • No socios: $4200
    Socios AATI: $2800
    Programa AATI Futuros Profesionales: $2300
    Socios FAT, FIT-LatAm, Red Vértice: $3400
    Estudiantes: $3400

201103-escribir-es-traducir-se.taller-de-creacion-literaria-800x1000-q85

  • Objetivos

    «El taller es un espacio de escucha para invitar a la escritura. Un sonar de profundidades para reconocer la propia voz. Un templador de instrumentos para sintonizar escritura y deseo». Con esta descripción programática suelo presentar mi taller de escritura. Parte de la convicción de que cada persona es una versión del mundo, anclada en su propio cuerpo y organizada en su propia lengua: esa lengua que es, también, nuestra versión individual de la lengua de la tribu; abierta o permeable, en diversos grados, a otras lenguas y, especialmente, a las de aquellos a quienes leemos. Los traductores somos un canal privilegiado para ese encuentro y para esa contaminación bienhechora: como lectores, como viajeros entre lenguas, como autores de una renovada puesta en circulación del mundo del otro, esta vez en nuestra propia lengua. En el taller de escritura, en cierto modo buscamos la otra punta de la misma madeja: invocamos ese mundo propio que somos, esa imaginación que, informada por todo un cosmos de lecturas y experiencias compartidas, es sin embargo estrictamente subjetiva e intransferible: y procuramos traducirla en una escritura soberanamente personal.
    Esta experiencia de encontrarnos con la propia voz me parece esencial para quien traduce. La traducción –como insistimos muy justamente en reivindicar– es un modo de la escritura autoral, y viceversa. Podría pensarse a la traducción como una caminata por el espacio: con nuestro traje lingüístico espacial, damos una serie de pasos sin separarnos de la nave del texto original, al que estamos atados por un compromiso sagrado. En la escritura propia, ya sea de ficción o de ambición poética, teatral o ensayística, uno da en cambio un salto al vacío absoluto. Sin embargo, esencialmente, la propia voz nunca deja de estar constituida por otras voces. Encontrarla nos enseña también la plasticidad expresiva que necesitamos para encontrar e interpretar, cuando traducimos, las voces de los otros.
    Inevitablemente, escribir nos enseña a traducir, tanto como traducir nos enseña a escribir. El taller propone que nos apropiemos de esta experiencia, de este salto al vacío, de sus goces y sus dificultades, de la inspiración y el trabajo que conllevan, y de sus múltiples descubrimientos potenciales.

  • Contenidos

    Algunos de los contenidos del texto se resumen en estos cuatro ejes: 1) De la percepción a la palabra (o el silencio y la voz): la escritura como memoria. 2) Modos de la desfamiliarización por la escritura. 3) El suspenso (más allá de los géneros literarios): atrapar al lector. 4) Narradores y puntos de vista: quién (y por quién) habla en el texto. El desarrollo de los contenidos dependerá mucho de la dinámica grupal y la experiencia directa del taller.

  • Descripción

    Durante las clases virtuales se brindarán introducciones a los distintos contenidos, seguidas de consignas y sesiones virtuales de escritura "en presencia del otro" o, por así decir, alrededor de una misma "mesa" imaginaria. Habrá otras consignas para escribir entre clase y clase. El producto de este trabajo de escritura por parte de cada participante podrá compartirse a través del foro y discutirse durante la clase. Asimismo, se utilizará el foro para compartir algunas lecturas recomendadas.


Ariel Dilon

  • Escritor y traductor

Nació en Buenos Aires en 1964. Escribe, traduce, coordina talleres de escritura y de traducción.
Algo remiso a la edición de su obra ficcional, publicó El inventor de dioses y otros apócrifos chinos (premio de la diputación de Badajoz, España). En 2021 su novela Hemisferio noche «vería» por fin la luz, paradójicamente, gracias al empeño de cierto editor no del todo en sus cabales.
Ha traducido casi cien libros de ficción, poesía y teatro, de creadores como Antonin Artaud, Joe Brainard, William Burroughs, Stephen Dixon, Patricia Highsmith, Alfred Jarry, J.M.G. Le Clézio, Henri Michaux, George Orwell, Cynthia Ozick, Raymond Queneau, Henri Roorda, Marcel Schwob, Philippe Sollers, Muriel Spark o Kurt Vonnegut; y pensadores como Pierre Bourdieu, Jacques Derrida, Michel Foucault, Jacques Lacan, Bruno Latour, Jacques Rancière o Clément Rosset.
Integra el consejo de redacción de la revista Las ranas. Creó y dirige el ciclo «Alta Traición» de lecturas y performances centradas en la traducción literaria.