La traducción para editoriales implica necesidades especiales. El contexto laboral en que se mueve el traductor que trabaja con textos publicables es totalmente diferente de aquel que traduce documentos legales, sitios Web, software, informes y otros textos que no serán generadores de derecho de autor.

El traductor que trabaja con textos que sí los generan debe saber, básicamente, acercarse a una editorial, negociar un contrato de traducción, manejar sus tiempos de trabajo y fijar tarifas. Para todo esto, es necesario que conozca sus derechos y obligaciones en tanto autor, porque no hay que olvidar que el traductor es, por ley, autor de su traducción.

Esta sección del sitio Web de la AATI pretende ofrecer a los traductores que trabajan con editoriales (o con particulares o instituciones que encarguen una traducción generadora de derechos de propiedad intelectual) las herramientas para poder desenvolverse con mayor seguridad en su actividad laboral. Encontrará aquí un nuevo modelo de contrato sugerido, bibliografía específica y actualizada, documentos oficiales nacionales e internacionales sobre el tema, respuestas a inquietudes que surgen a menudo sobre esta especialidad, como así también los proyectos que la AATI ha llevado a cabo y tiene en marcha para mejorar la situación de los traductores que trabajan para editoriales.

logo_sbs_nuevo_horizontal2013-3d60db0c9ac22c8f66e182bc2bd9e1fd transeconomy-fb394f5c0103c834efd66d2a73d0256a screenshot_1-28894408aaea5e6694fa84080220c74c logo_cadra-ce39754f72e14384e9f98f39ad10545b kelediciones